Listado de productos por fabricante Anker

Los ladrillos de construcción de Anker, de alta calidad y de gran valor pedagógico, son verdaderos tesoros para constructores grandes y pequeños. Castillos, palacios, torres, puentes ... la creatividad y la imaginación no tienen límites. Los ladrillos Anker son compañeros duraderos, que con el tiempo y gracias a su lustre individual, se vuelven aún más bonitos.  

Desde hace más de 125 años, los ladrillos Anker se manufacturan artesanalmente siguiendo una receta tradicional. Los materiales, como la creta, la arena de cuarzo, los pigmentos y el aceite de linaza, son 100% naturales y  cumplen altos criterios ecológicos.


El concepto del juego. La larga y movida tradición de los ladrillos Anker se remonta al pedagogo alemán Friedrich Fröbel. El fundador de la pedagogía del juego e inventor de los jardines de infancia tiene como objetivo la educación de personas libres, pensantes y creativas. Para él, el mundo se descubre mediante el juego. Fröbel, además, fue el creador de los legendarios juegos didácticos, como por ejemplo el primer juego de construcción sistemático para niños, creado en 1838, que está hecho de madera y cuya forma básica es un cubo. 
De esta manera, se estimula el tacto, la reflexión y la capacidad de reconocimiento de los niños y se propicia su motricidad, su fantasía y su creatividad.


Los ladrillos duros como la piedra ...
tienen un tacto suave y un olor misterioso a aceite de linaza. 


Composición
Los ladrillos Anker están compuestos por arena de cuarzo, aceite de linaza, pigmentos y creta, y esto desde hace más de 125 años. El empleo de materiales 100% naturales garantiza el cumplimiento de rigurosos criterios ecológicos.  

Mezcla
Los materiales naturales cuidadosamente escogidos se mezclan en grandes barriles para formar un polvo oleoso y de color, con un suave olor a aceite de linaza. 

Prensado
La masa se prensa en moldes fabricados a partir de diseños originales y moldes antiguos a una presión muy alta: cuatro ladrillos a la vez con prensas hidráulicas modernas o ladrillo por ladrillo con prensas manuales. 

Secado
Puestos sobre grandes bandejas, los ladrillos Anker se secan a 110°C. A continuación se hace un control del tamaño y de la posible existencia de fisuras. 

Control de calidad
Para garantizar la calidad máxima, cada ladrillo se somete a un riguroso control de calidad y medido a mano con un calibre de medida. El límite de tolerancia es de unos 1/10 de milímetro. 

Más
Mostrar 1 - 1 de 1 artículo
Mostrar 1 - 1 de 1 artículo

Recently Viewed

No products